Nuestra historia

Hace mucho tiempo, en el pueblecito de Werther, el confitero Gustav Nebel creó su mejor caramelo utilizando mantequilla, nata fresca, azúcar blanco y moreno, una pizca de sal y mucho tiempo. El sabor de estos caramelos era tan delicioso, que decidieron llamarlos Werther’s Original en honor al pueblecito.

Muchas cosas se mantienen desde entonces, aunque algunas otras han cambiado. Los caramelos Werther’s Original forman parte de una selección de deliciosas especialidades, todas ellas hechas con el mismo afecto. Hoy en día, Werther’s Original también endulza la vida de las personas con caramelos sin azúcar, deliciosos toffees blandos y especialidades de chocolate que se deshacen en tu boca. Así cada persona que los pruebe puede sentir: ... ¡que es alguien muy especial!